jueves, 25 de abril de 2013

Emprender: ¿la nueva burbuja 3.0?

Hace ya unos meses que empiezo a ver con preocupación el importante crecimiento de número de start-ups tecnológicas que se lanzan en España.


Rondas de inversión de cientos de miles euros, proyectos a mi parecer de dudosa viabilidad, acceso a mercados demasiado maduros con players existentes muy bien afianzados...

Antes de continuar, aclaro que la idea de emprender conceptualmente está muy bien. Bueno, ya lo he comentado en otros posts que emprender cuesta mucho, es realmente muy duro, y el hecho de emprender no debería ser tomado por una decisión trivial. Incluso publiqué mi humilde guía para nuevos emprendedores con el objetivo de ayudar a aquellas personas decididas a emprender.


Por todo ello, miro con cautela este boom de emprendedores, que a mi parecer ha sido provocado por los medios de comunicación, políticos y personas con poder y intereses... Y es que está de moda, emprender mola.

Y más allá de la moda, la situación económica actual empuja a muchas personas a iniciar su propia aventura. Pero por favor, antes de emprender deberíamos pensar en la necesidad que vamos a cubrir, analizar cuál será la fuente de ingresos que tendremos, porqué no podemos ser una ONG, una start-up es una empresa...

Todo este lo digo porqué llevo vistos ya centenares de proyectos web, todos muy atractivos visualmente debo decir, que nacen con equipos de 5, 10 o 20 personas, una oficina grande y bien situada, un gran presupuesto para merchandising interno... Y entonces, como soy empresario también pienso... espera, ¿10 personas, pero eso cuesta mucho no? 10 personas pongamos por un salario medio de 30.000 euros anuales (coste empresa, no os alarméis): ¡300.000 euros de gastos fijos al año, solo en personal! Y sí, se me queda la cara algo así:


A los 300.000 euros anteriores debemos sumarles, claro está, alquiler del local, pongamos algo económico en una capital para 10 personas (porqué una start-up cool  debe estar en un local bien situado...), 1.500 euros al mes, es decir, 18.000 euros al año. Y claro, marketing, porqué nuestra start-up necesita ser conocida, tener audiencia y clientes. Aquí ya ni entro en cuanto marketing se gastan (porqué lo desconozco).
Y paro de sumar, porqué deberíamos sumar otros gastos operativos muy variables según el proyecto.

Vale, entonces pienso: "Bueno, los inversores tontos no son" (sigo a muchos por Twitter o LinkedIn y parecen espabilados), seguro que tienen un plan de negocio que en un par o tres de años recuperan la inversión: es decir, facturar más de 1-2 millones de euros anualmente a partir del segundo año...



Bueno, después de esta sátira, recalco que deseo mucha suerte a todo emprendedor, ojalá que todos nuestros sueños salgan bien (excepto a aquellos que me hagan la competencia :-) ).
Pero sobretodo, antes de emprender, buscar rondas de financiación, etc...

  • Analiza objetivamente el reto que te planteas.
  • Analiza la competencia que existe (la ambición es buena, la realidad es mejor).
  • Desarrolla tu plan de negocio a 2-3 años.
  • Asume que los 2-3 primeros años puede ser que no generes beneficio.
  • Google, Facebook, Twitter, son tres, soñar es gratis pero no nos da de comer.
  • Formar un equipo humano cohesionado y capacitado es complicado.


Por último, y sin relacionar totalmente con lo dicho, hoy mismo me he enterado que Carlos Bravo, conocido emprendedor muy activo en las redes sociales, cierra Coguan (su start-up de publicidad on-line). Sin entrar a valorar los motivos de dicho cierre (podéis leer su post muy interesante aquí), y conociendo un poco a Carlos (una persona trabajadora, dedicada, capacitada y creyente en su proyecto), pienso ¿cuantos proyectos de reciente inicio cerrarán en un corto plazo una vez que sus inversores no hayan recuperado la inversión realizada? ¿que pasará cuando la situación económica mejore y los inversores prefieran mover su dinero hacía otros productos más rentables?

Y es que emprender es serio.

Si te ha gustado este post, compártelo ;)

0 comentaris:

Publicar un comentario